Personas mayores que viven solas: algunos consejos de seguridad

Los domicilios ocupados por personas mayores que viven solas son uno de los objetivos más apreciados por los ladrones: ofrecen poca resistencia y habitualmente suelen lograr un botín bastante generoso. En España hay más de siete millones de personas con edades superiores a los 65 años. Aproximadamente un 20% de estas personas viven solas, y un buen número de ellas son dependientes en mayor o menor grado. Sólo en la capital, Madrid, uno de cada cinco mayores vive solo. En cifras, estaríamos hablando aproximadamente de unas 140.000 personas. Si bien lo deseable sería que una persona mayor estuviese permanentemente acompañada, esto no es siempre posible debido a ocupaciones laborales o a la dispersión geográfica de sus familiares, entre otros motivos. En este caso, es muy importante adoptar una serie de medidas de seguridad para proteger a nuestros mayores que viven solos. La videovigilancia, una gran aliada Además de suponer una protección real contra asaltos a domicilios, la instalación de cámaras de seguridad o de un circuito cerrado de televisión (CCTV) en el domicilio puede permitir que familiares y allegados puedan obtener información inmediata sobre el estado de salud de sus mayores. Este factor proporciona un extra de tranquilidad y seguridad tanto a las personas que viven solas como a sus familiares. Algunas precauciones  Muchos de los asaltos a personas mayores comienzan en los cajeros automáticos. Los ladrones suelen rondar los cajeros automáticos en busca de mayores sin compañía, para posteriormente seguirles y llevar a cabo el asalto probablemente dentro de su domicilio. Para evitar este tipo de situaciones hay que adquirir una serie de hábitos: En la medida de lo posible, evitar acudir solo al banco o al cajero automático. La compañía de otra persona hará que el atracador se lo piense dos veces por temor a ser identificado No debe sacar grandes cantidades […]